111 familias de Quilaco cumplieron el sueño de la casa propia.

Fueron 17 largos años los que debieron pasar para que los integrantes del comité habitacional Padre Hurtado de Quilaco pudieran recibir las llaves lo que hoy ya es su nuevo hogar.

En una emotiva ceremonia encabezada por el seremi de Vivienda y Urbanismo del Biobío, James Argo, junto a diversas autoridades parlamentarias, provinciales y locales que se dieron cita en la ribereña comuna, las 111 familias integrantes del comité habitacional Padre Hurtado de Quilaco recibieron de manera oficial las llaves de su anhelada vivienda propia.

Emplazadas en un atractivo conjunto habitacional bautizado por los mismos nuevos propietarios con el nombre de “Altos de Pemehue”, cada uno de los jefes y jefas de familia –especialmente mujeres trabajadoras- recepcionaron las llaves de sus flamantes viviendas, acción que representa el punto cúlmine de más de 17 años de espera y el fruto de un afanoso trabajo de sus dirigentes, quienes no claudicaron en su lucha hasta ver materializado lo que por años fue un sueño y que hoy finalmente es una realidad.

La emoción de los beneficiarios se vio plasmada a la perfección en las palabras de Angélica Quezada, presidenta del comité de vivienda Padre Hurtado, quien rememoró el largo camino recorrido para llegar a este día tan soñado. “No hay palabras para describirlo porque se trata de un sueño muy grande, después de 17 años en que tuvimos que formar un comité, pasaron presidentes, yo llevo muchos años siendo la presidenta y ahora estoy feliz. Nada es fácil, una pasa por muchas cosas para llegar a acá, al sueño de la casa propia, que es lo que todas las personas anhelan”, sentenció la dirigente.

Para el secretario regional de la cartera de Vivienda y Urbanismo, James Argo, más que cubrir sólo las necesidades habitacionales de cientos de familias, es entregar calidad de vida a la gente. “Es un día bastante emocionante para las familias después de tanto tiempo de espera, ser parte de esta historia que termina con un final feliz, con estas 111 viviendas que se están entregando y en lo que ha sido clave el apoyo de los dirigentes y también del alcalde Fredy Barrueto, quien ha estado liderando este proyecto que hoy estamos viendo. Este es un lugar que está muy bien ubicado dentro de la comuna de Quilaco, muy cerca de la municipalidad y de otros servicios públicos, como parte de este compromiso de no solamente hacer viviendas, sino que hacer barrios que entreguen calidad de vida a la gente, que es lo que nos interesa”, enfatizó el seremi.

Por su parte, el alcalde Fredy Barrueto Viveros destacó la incombustible labor de los dirigentes y de los equipos municipales, quienes mancomunadamente impulsaron un fuerte trabajo para concretar este sueño. “Estamos muy felices de poder compartir la alegría de cada una de estas familias, de estos frutos de una larga espera; del esfuerzo y de las voluntades de las muchas personas que nos ayudaron. Ellos tuvieron una tremenda responsabilidad en esto, nunca dejaron caer los brazos y siguieron trabajando con la Egis y con nuestra Municipalidad, en donde estuvimos siempre presentes cooperando en todo lo que estuvo a nuestro alcance para alcanzar esto, que hoy día es una realidad”, expresó el jefe comunal.

Situado en el sector sur poniente de Quilaco, en ruta hacia la comuna de Mulchén, el recientemente inaugurado conjunto habitacional “Altos de Pemehue” dispone de 111 casas aisladas de 57 metros cuadrados cada una, compuestas por 3 dormitorios, comedor, estar, baño, cocina, logia, patio y antejardín, en un barrio de gran plusvalía social y alto estándar en términos de equipamiento, destacando luminarias, áreas verdes, sede social, espacios comunes, juegos modulares, máquinas de ejercicio y una zona especial destinada a contenedores de reciclaje, representando en su conjunto una inversión del Ministerio de Vivienda y Urbanismo cercana a los 3 mil millones de pesos y beneficiando de manera directa cerca de medio millar de vecinos y vecinas de la comuna de Quilaco.

Pin It on Pinterest