Con la finalidad de contar con un profesional que se preocupe de articular la red para la oportuna atención de quienes padecen cáncer, desde marzo de 2020 el Servicio de Salud de Biobío puso en funcionamiento la Unidad del Cáncer.

 

Se trata de una instancia que comenzó a articularse en la provincia del Biobío como parte del acuerdo establecido en el plan nacional del Cáncer, el cual plantea la existencia de enfermeras gestores de casos oncológicos en los Servicios de Salud a lo largo del país.

 

“La función de estos profesionales es enlazar la red para que los establecimientos que pertenecen a ella puedan estar al servicio del paciente oncológico, sin que existan lagunas o interrupciones en su atención”, relató la enfermera Gestor de casos Oncológicos del Servicio de Salud Biobío y miembro del Colegio de Enfermeras, Diana Hernández.

 

Como parte de sus funciones, Hernández no sólo debe realizar el enlace con otros centros para la atención oportuna de sus pacientes; también tiene que gestionarla.

 

De su trabajo, también destaca el contacto con pacientes y su familia, debiendo enfrentarse a diversos escenarios. “Nos cuentan sus carencias, las dificultades a raíz del diagnóstico de cáncer, ya sea propio o de algún familiar, y lo complejo que ha sido para ellos enfrentarse a esta enfermedad y cómo ha cambiado su dinámica familiar, lo que conlleva una demanda emocional que tenemos que suplir como unidad porque, de alguna manera, es necesario entregar contención cuando nos cuentan sus problemas”, relató Hernández.

 

Asimismo, expresó que –en estos casos- hay que considerar que existen muchos pacientes que recién inician su atención y otros que ya están en la etapa final, con tratamiento paliativo porque su situación es irreversible. En estos casos, la contención es fundamental ya que saben que su familiar, finalmente, fallecerá; por lo mismo, “es necesario brindar ese soporte emocional a sus seres queridos”, expresó la enfermera de enlace.

 

¿CÓMO OPERA LA UNIDAD DEL CÁNCER?

Diana explicó que muchos pacientes son derivados por cáncer desde la Atención Primaria en Salud (APS); sin embargo, otros ingresan a su unidad derivados de otras áreas. En caso de existir alguna sospecha de que una persona pudiese padecer esta enfermedad, es derivada al Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” de Los Ángeles para ser atendidos por un especialista que pueda confirmar o descartar el problema de salud.

 

“El enlace comienza desde esta instancia. A nosotros, por ejemplo, desde los CESFAM nos derivan casos de pacientes con claros hallazgos de algún cáncer que necesitan una atención más pronta y, así, confirmar el diagnóstico. Son los mismos equipos los que me derivan estos casos y me alertan de que el paciente requiere atención o pronta confirmación del diagnóstico; con esa alerta puedo hacer el enlace con los equipos del Complejo Asistencial”, relató la profesional de la salud.

 

Con dicha información, Hernández se contacta directamente con especialistas de salud para presentarles el caso y solicitar una atención para el paciente; también es posible tomar contacto con otras enfermeras que tienen a su cargo las listas de espera a fin de conseguir alguna hora.

 

Asimismo, realizan el enlace entre el APS y el Complejo Asistencial y viceversa; en este sentido, si un paciente requiere de algún examen para que el médico lo pueda evaluar, se gestiona con el APS para que puedan ayudar con la toma del mismo o con el traslado del paciente en caso de que no esté en condiciones de acudir al Hospital Base, como una forma de asegurar que el paciente tendrá sus atenciones y sea agendada de la mejor manera posible.

 

En este caso “el rol de la enfermera es trascendental porque es imprescindible que sea un clínico el que haga estas gestiones, ya que es la única forma de poder discernir el tipo de atenciones y a dónde se debe recurrir para solicitarla”, explicó la profesional de la salud.

 

Con la información que proporcionan los médicos tratantes de APS o enfermeras, Diana puede derivar al paciente con el profesional de la Salud correspondiente, y es fundamental que una enfermera pueda realizar esta labor, además de mantener un contacto directo con los equipos de atención y de enfermeras, como una forma de sugerir al médico alguna atención.

 

TIEMPOS DE COVID

Cuando esta unidad fue creada, la pandemia originada por el COVID-19 ya había sido declarada. A partir de ese escenario, trabajar en ella ha sido muy demandante; “la idea de la Gestión de casos Oncológicos es ser un vínculo con toda la red, ya sea APS u hospitales tanto del área como a nivel nacional, enlazando la atención del paciente con cualquier centro donde él requiera la atención, ya sea en Santiago o Concepción o un paciente que necesite trasladarse a otro centro asistencial en Chile”, relató Hernández.

 

En tiempos normales, la función primordial del Gestor de Casos es que exista alguien preocupado de solicitar la atención que el paciente requiere, además de realizar todas las coordinaciones para ello.

 

En tiempos de pandemia, “no podemos arriesgarnos a que los pacientes se trasladen en bus; como son pacientes de riesgo y que requieren de atención constante, muchas veces tienen que viajar bastante. Éste es un costo extra para el paciente, por lo que gestionamos el traslado de un reciento asistencial a otro, considerando también la carga emocional de las familias debido a la situación en la que se encuentran”, relató la enfermera.

 

Esto significa que si un paciente es de Nacimiento y requiere ser evaluado en el Complejo Asistencial de Los Ángeles, se realizan las coordinaciones para trasladarlo de una ciudad a otra o se efectúan las gestiones para que puedan tomarle exámenes en su domicilio y así evitar el viaje y todo lo que eso conlleva, considerando que son pacientes oncológicos y, por lo tanto, de riesgo.

 

Lo que más rescata Diana de su trabajo es poder acercar la atención de salud a los pacientes; “poder informarle constantemente, contactarlo para decirle en qué proceso está, que lo estamos llamando por un examen que tiene pendiente, que vamos a gestionar todo lo necesario para que sus atenciones puedan ser seguras, que no pierda sus horas, que a pesar de la pandemia se siga atendiendo igual. Eso para mí es generar un acercamiento de la atención de salud a los pacientes que antes no se veía; claramente, por el COVID tenemos que estar mucho más pendientes para evitar que nuestros pacientes se infecten en algún traslado, por ejemplo”, relató Hernández.

 

Asimismo, agregó que uno de los aspectos que más valora de la labor que realiza es poder gestionar una atención oportuna para cada uno de sus pacientes y asegurar que ninguno de ellos se quede sin ser atendido por un especialista.

 

Sin duda, su trabajo tiene de dulce y agraz. En este sentido, uno de los escenarios más tristes a los que debe enfrentarse es cuando se encuentran realizando seguimiento a un paciente y se enteran de que su proceso de vida terminó.

 

Al respecto, sostuvo que “es difícil, complejo. Es un golpe emocional saber que un paciente al que le gestionamos su atención con especialistas, que le gestionamos su traslado, que conversamos con sus familias, entre tantas cosas, falleció. Como enfermeras, siempre queremos saber que nuestros pacientes van a mejorar, ya sea de estado físico, de salud o estado anímico”.

 

Actualmente, tres profesionales del área de la salud son las que ejercen en la Unidad del Cáncer, quienes se esfuerzan diariamente para cumplir su objetivo primordial: que todos los pacientes oncológicos de la red asistencial sean atendidos de manera oportuna. Quienes tengan cualquier consulta, pueden contactarse con la unidad a los números 432-333483 / 432-332507.

Por admin

Deja una respuesta